Puede existir mayor riesgo de encontrar bacterias en una tabla de cortar, que en la tapa del WC.

Un 12% de la población en España, se define como perfeccionista de la limpieza, frente a un 71% que simplemente declara esforzarse bastante para que su hogar esté limpio y ordenado. Sin embargo, ¿dedicamos tiempo a aquellas zonas que más gérmenes acumulan en casa?: En diferentes estudios se señala el gran desconocimiento de las zonas más sucias de la casa. Es posible acertar las zonas más evidentes, pero existen otras que según los especialistas tienen en cuenta los servicios de limpieza, pero no el resto.

Los 5 puntos más sucios en una vivienda, y por tanto dónde se acumulan más gérmenes son: (fregadero, encimera de la cocina, grifos, vaso del cepillo de dientes y la bañera). Y nuestras recomendaciones con estas zonas son las siguientes:

1. El fregadero: Normalmente suele tener aproximadamente 100.000 veces más contaminación que el baño, por lo que se convierte en el lugar dónde más gérmenes se acumulan. Es dónde se dejan desperdicios de comida, desechos de comida que se lavan y, a su vez, también es dónde se limpian utensilios de cocina. Por ello desde Clintu.es recomiendan «limpiarlo una o dos veces a la semana con producto desinfectante».

2. Encimera de la cocina y tabla de cortar: Existen 200 veces más bacterias fecales en una tabla de cortar que en un asiento de inodoro, según un estudio del Dr. Gerba. Es el mismo caso que el fregadero puesto que, con la diferencia que no se usa para limpiar los utensilios de comida, es dónde se pone comida, apoyan bolsas de la compra, incluso, otros objetos que vienen de la calle. Clintu puntualiza «los materiales lisos e impermeables tienden a acumular menos gérmenes pero es recomendable limpiar una vez al día con agua caliente y jabón».

3. Los grifos: los usamos a diario y constantemente además se encuentran en varios lugares de una casa, concretamente, el foco de bacterias se concentra en las llaves de los grifos. La recomendación para estos lugares es una limpieza diaria, cada vez que se lave el fregadero también se debe limpiar los grifos.

4. El vaso del cepillo de dientes: debería ser uno de los lugares más limpios puesto que en él depositamos un utensilio de limpieza personal. Sin embargo, después de lavarse los dientes aunque se intente enjuagar el cepillo siempre quedan restos que acumulan suciedad. Es aconsejable limpiar el recipiente dos o tres veces por semana, en el lavavajillas o de forma manual con el mismo producto que se friegan los platos.

5. La ducha y la bañera: es el lugar dónde se eliminan los gérmenes y virus del cuerpo, pero muchos de éstos no se van por el desagüe, quedándose en la superficie pudiendo llegar a desarrollarse en ese tipo de superficies que suelen estar húmedas. Para mantener la bañera limpia y prevenir la aparición de manchas oscuras o amarillentas sobre su superficie, primero debemos lavarla una o dos veces por semana.

Por el contrario y, sorprendentemente, la taza del inodoro es de las zonas más limpias de nuestro hogar. Según el estudio del Dr.Gerba, profesor de microbiología en EE.UU., contiene unas 50 bacterias por cada 2,54 cm cuadrados y apunta que «normalmente hay 200 veces más bacterias fecales en una tabla de cortar que en un asiento de inodoro».

Fuente: abc.es