En ocasiones tras realizar la labor de limpieza del hogar, se buscan soluciones adicionales al no quedar satisfechos con el resultado, como puede ser buscar otro tipo de productos químicos o mezclarlos entre sí. Esta idea puede ser mala, ya que ciertos productos pueden llegar a ser explosivos o nocivos al ser mezclados.

Aquí dejamos una relación de productos de limpieza que nunca deberían mezclarse:

Lavandina y amoniaco

Estos productos nos advierten con su mero olor que se trata de composiciones fuertes y que jamás deberían ser mezclados con otros del mismo tipo. La inhalación de cada uno de ellos independientemente es dañina, imagínate ambos.

Al hacerlo se generan chloraminas, unos gases tóxicos que provocan ardor en ojos y vías respiratorias, tos, lagrimeo, sofocos, nauseas, dolor en el peco y si la exposición es prolongada un edema pulmonar.

 

Lavandina y detergente

El detergente es mucho más suave que el amoniaco, pero sus elementos pueden reaccionar también con los del cloro y formar un vaho que dificulta la respiración trayendo consecuencias similares a las mencionadas anteriormente.

Las consecuencias pueden parecer leves, pero no lo son, ya que se pueden sufrir una reacción alérgica y causar hinchazón en las vías respiratorias provocando asfixia.

 

Dos diferentes “destapa” cañerias

Los productos químicos que se diseñan para destapar cañerías son unos compuestos bastante fuertes que disuelven la comida y restos de objetos que puedan hallarse dentro de las tuberías, con la función de dar paso nuevamente al agua estancada.

 

Pero no todos están realizados con la misma fórmula y si dos o más productos de este tipo entran en contacto podrían combinarse sus elementos de modo tal que estallarán con cañerías y todo.

Es recomendable no usarlos al mismo tiempo, e incluso esperar horas después para usar otro diferente.

 

¿Qué productos de limpieza se pueden mezclar entonces?

Existen diferentes métodos alternativos a estos productos de limpieza Por ejemplo: si queremos destaponar una tubería, podemos echar varias ollas de agua hirviendo después de haber echado el producto deseado.

Ciertas superficies como bañeras, inodoro o el suelo basta con usar lejías o un producto concreto con abundante agua limpia para su limpieza.

Si tienes la oportunidad ponte en manos de profesionales como Limpiezas Elvira, en Granada. De este modo, te ayudaremos a mantener tu entorno lo más limpio y saludable posible, evitando todo tipo de peligros con los productos de limpieza.