El bicarbonato de sodio es uno de los ingredientes más versátiles de la cocina. Podemos usarlo para hacer pan y repostería, para alejar los malos olores, en recetas de belleza, y también en limpieza.

Es un componente que se encuentra en depósitos minerales alrededor del mundo. Es un ingrediente natural, biodegradable y muy económico.

Al ser un abrasivo ligero ayuda en la limpieza. Remueve las manchas causadas por depósitos en sartenes, aparatos, etc. Por ejemplo, en la cafetera, sencillamente debemos restregar el bicarbonato donde hayan manchas de café. También es útil a la hora de deshacernos de las cucarachas, para ello debemos usar una mezcla a partes iguales de bicarbonato y azúcar y colocarlo en lugares donde se suelan congregar las cucarachas, siempre con precaución si tenemos niños y mascotas en el hogar.

Para paredes y muebles manchados debemos de colocar el bicarbonato de sodio con una esponja mojada y restregarla por todo el área de la mancha. También podemos usarlo a la hora de limpiar los baldosines y el suelo del baño.

 

Pero sin duda, el uso más conocido de este componente es en la neutralización de malos olores, por esta razón, se coloca en el frigorífico o donde se guarden alimentos. También puede ponerse en zapatos, cubos de basura, baño, en lugares donde se fuma, e incluso añadirlo a nuestra lavadora (1/4 de taza por lavado).

 

Desde Limpiezas Elvira queremos facilitarles algunos simples consejos que sin duda pueden servirles de gran ayuda.