Llega el verano y el cambio de armario esta a la vista junto la limpieza y el orden

 

Está llegando el calor, se aproxima el verano. La ropa pesada de invierno tiene que dejar nuestro armario y dar paso a la ligera del verano.

Un armario idóneo sería aquel que nos permitiera tener guardadas las ropas de invierno y de verano a la vez. Pero esto siempre resulta imposible, por más que nos empeñemos no nos cogen  todas las ropas.  No queda otra, hay que hacer cambio de armario.

Limpiezas Elvira Granada tiene las claves para hacer un cambio de temporada:

-Vaciar el armario. La ropa que hemos sacado, debemos de lavarla, en seco si se trata de abrigos, mantas, o prendas delicadas .En la lavadora las de uso corriente. Ha de guardarse en cajas, bolsas herméticas o perchas resistentes, que les impida pillar polvo y se conserven bien. Es aconsejable colgarles unas bolsitas de lavanda o antipolillas. Hemos de buscarle un lugar adecuado para almacenarla.

En cuanto al calzado, es conveniente limpiarlo  y si es posible debe guardarse en cajas individuales o bolsas.

– Limpieza de armario. Una vez vacío el armario procedemos a limpiarlo por dentro. Cogemos un paño limpio y lo impregnamos de agua templada y jabón con ph neutro. Lo pasamos por laterales, fondos y baldas. Seguimos la dirección de arriba a abajo  y del fondo al frente.  Las barras de colgar se limpian en primer lugar. Posteriormente pasamos un nuevo trapo y secamos bien.

Una vez limpio por dentro, igualmente limpiamos las puertas, las molduras y jambas.

-Llenamos el armario con la ropa de verano que si hemos procedido igual que con la ropa de invierno, la colocamos ya limpia. Para ganar espacio y evitar que se arrugue la ropa utilizamos las perchas del mismo tamaño. También hemos de colocar la ropa de entretiempo, siempre en más apartada que la que usamos habitualmente. Metemos en los cajones bolsitas con flores secas o pastillas de jabón, nos dará  buen olor y sensación de limpio.