Cómo limpiar y abrillantar la madera

 

La madera es ese elemento tan básico y elegante que todos tenemos en nuestra casa. Muebles de la cocina, del salón o incluso en los suelos. Es ese material predilecto para hacer un hogar más atractivo y más acogedor.

La madera posee una calidez y una belleza que otros materiales sintéticos no poseen. Al ser una materia orgánica requiere de continuos cuidados para evitar que se deteriore.

 

Desde Limpiezas Granada Elvira te invitamos a descubrir cómo limpiar y abrillantar la madera  de forma sencilla y barata:

Aceite de almendras.  Para preparar este magnífico abrillantador, mezclamos 10 ml de agua con 10 ml de aceite de almendras. Empapamos un trapo seco de algodón con esta mezcla y abrillantamos muebles, suelos y otras superficies de madera.

Entre las propiedades que tiene el aceite de almendras encontramos:

*Repara las grietas de la madera.

*Aporta brillo.

*muy útil en superficies pequeñas como sillas y mesas.

Vinagre blanco. Se suele para la madera más estropeada por el paso del tiempo o que lucen más oscuras. Mezclamos 250 ml de agua con 50 ml de vinagre blanco. Empapamos un paño seco de algodón con la mezcla y le damos a los suelos.

Fregasuelos casero para la madera. Mezclamos 250 ml de agua tibia, 50 ml de vinagre blanco y 10 gotas de aceite esencial de té. Humedecemos esta mezcla con un trapo y lo ponemos rodeando al cepillo. Pasamos varias veces el mismo y nos quedarán unos suelos limpios y brillantes.

-Limpiar y abrillantar con una mezcla de aceite de oliva y jugo de limón. Se mezclan en partes iguales sobre un trapo seco. Se deja un secar y se le pasa u trapo seco y limpio para sacar brillo.

 

Otros consejos para abrillantar madera:

-Frotar con un tapón de corcho un surco o una mancha de agua reciente en la madera. Cuando el surco es antiguo podemos preparar una mezcla de gasolina y cenizas sobre un trapo de algodón.  Realizamos movimientos circulares sobre la madera, desde el interior hacia el exterior.

-Cuando la madera aparece rallada, se puede eliminar aplicando una capa de vaselina que cubra bien los surcos. Se deja actuar 24 horas, se elimina el exceso de vaselina. Se abrillanta.

-Limpiar y abrillantar con nueces. Pelamos las nueces y el líquido que suelta lo restregamos en los muebles, no ensucia ni araña. A continuación, pasamos una servilleta de papel. La savia de la nuez presenta propiedades que permiten nutrir la madera, limpiarla y además le aporta brillo.

-Brillo con aceite de linaza. Tras repasar el polvo del mueble, le aplicamos una capa de aceite de linaza.

-Aplicar aceite de lino o bicarbonato. El bicarbonato ha de diluirse en agua y aplicarlo a la madera con un paño. El aceite de lino se aplica directamente sobre un paño, posteriormente se le pasa un trapo de algodón limpio.

-Talco para reducir el ruido de la madera. Espolvorearemos las ranuras entre los tablones de madera con talco. Lo hacemos penetrar con un cepillo en todos los rincones, para que su efecto sea mayor.

-Trapo empapado en leche para abrillantar los muebles de nogal.

-Hervimos un litro de cerveza con dos cucharadas de azúcar y dos cucharadas de cera de abeja. Una vez fundido, deja enfriar y frota un trapo sobre la madera. Así abrillantaremos los muebles de roble.